miércoles, julio 2

La historia del árbol...

Mis niños, mis niñas, gente de la Facultad de Arte... gente de este mundo y de otros. Este cuento va para todos los que respiran... (y suspiran cada vez que ven el huequito en la entrada de la facultad):

"Había una vez un árbol en la entrada de lo que alguna vez fue una Escuela de Arte, ahora Facultad; el árbol era malo, nadie sabía por qué, pero aparentaba ser bueno, daba cobijo con su sombra, brisa fresca al mediodía, hogar de pajaritos y maripositas, espacio de encuentro de profesores, alumnos, pancha, el Sr. Fabio, etc. etc. etc... pero... el árbol era malo y tenía que morir.

Una mañana, el árbol murió."

Fin.


Esta no es una historia de hippies, que se dan golpes de pecho "Ohhhh no! mi árbol, yo lo amaba", vamos a estar claros, hay cierto egoísmo en eso de "yo quería mucho a ese árbol" "a mi me gustaba el árbol" "yo y mi árbol for ever and ever", tampoco es una historia donde había una bruja mala, única responsable de todo lo que sucede en la facultad "Vamos a quemarla en la hoguera y... y... y... y... y... lanzarle pintura en su ventana", no sé, digo, lo máximo que puede pasar en ese caso es que corten el espacio de vidrio intervenido y lo vendan como una pieza de arte moderno producto de la ira de un estudiante que respondió con una acción del mismo tipo (tal vez arbitrario como la decisión de cortar el árbol).

Muchísimo menos la historia trata sobre el correo que escribió y reenvió un estudiante harto, como casi todos los que están y estamos más allá del 8vo semestre, de la suma de situaciones impredecibles de la facu de arte, tal vez con las palabras menos indicadas pero... no "ique" estábamos en un país libre en el que todos tenemos derecho de arrecharnos en el momento de escribir un correo y después reenviarlo, disfrutando así de nuestra libertad de expresión?... lo que sí no entendí del correo es por qué la insistencia de llamarlos "assholes", no sé, estamos en Mérida, con escribirles "toches" hubiese sido suficiente. Y ahí caemos en las maneras de decir las cosas, en las maneras de reclamar, de hacer llegar nuestras molestias sobre algo, habían otras maneras... y no las usamos.

La historia no trata tampoco de los correos de respuesta que llenaron la bandeja de entrada del compañero, entre esos del correo de la profesora, porque no es una historia de quien pega más fuerte, de quién habla más feo o más bonito. Es más creo que ya no interesan mucho las razones que hicieron que el árbol no nos saludara más en la entrada, ya simplemente no está.

Sea por lo que sea, que se haya tenido que cortar, sea por lo que sea que suceda cada acción en la facultad, lo que me parece increíble, es que siendo taaaaaan poquitos, tan pero tan poquitos, nunca nos enteremos de nada. Al final todo se convierte en un chisme...

Y yo, Ingrid, estudiante de la Facultad de Arte, esa mañana que llegué a la facu, y vi el tronco en el suelo, no tuve más que hacer que abrazarlo y pedirle disculpas por no hacer nada, porque yo sé que si se lo hubiesen pedido con cariño el arbolito hubiese recogido sus raíces de donde le estorbaban a los demás, a pesar de que el estaba ahí primero que nosotros.

La imagen es de Kizzy Lugo

Esto es una muestra de lo que todos unidos podemos hacer por una buena causa, cada colaboración sera una voz en nombre del árbol caido. Esperando que sea el último de los "árboles malos" de la Facultad de Arte.

10 comentarios:

3uho dijo...

esta depinga!, en una revista national geographic vi como los gringos hacian el transplante de arbol mas grande del mundo para pasar una carretera, y lo hicieron. muchas veces los criticamos.


PD. si me cortan las patas me abrazarias tambien ?

.·.kla.·. dijo...

Me alegro que halla una reflexión tan poética y tranquila y al acceso de todos. La decisión de cortar ese árbol fue fatal, si habrá las “razones” pero ese árbol era símbolo de esa escuela que desde que llegue a luchado por conservar la naturaleza, que es parte de ella y otra vez no se pudo evitar. Yo no estoy cursando materias en la facultad, pero lo siento igual y me uno a evitar que estas cosas sigan pasando. Llegue a un hogar lleno de árboles y si seguimos sin tomar cartas en el asusnto, será un hogar de BLOQUES. Los estudiantes no estamos callados hay que expresarse y esta es una buena manera.

Anónimo dijo...

Simplemente ni muy muy ni tan tan, si era sumamente necesario cortarlo ok, cumplan con la ley que establece sembrar un numero de 8 arboles por cada uno que cortan, espero se cumpla eso por lo menos, y creo que podian buscar otras soluciones, hay especialistas que podan arboles de cierta forma para parar su crecimiento, pero eso podia salir mas caro que pagarle al de la motosierra.

gila dijo...

Felicitaciones por este tipo de iniciativas, que nos afirman como estudiantes de arte y diseño.
De la acción del árbol y sus consecuencias, debemos llegar a conclusiones que permitan la convivencia estudiantil, profesoral-administrativo y naturaleza. No se pueden tomar decisiones arbitrarias y pretender que no hayan reacciones. RESPETO, antes que nada entre y para los estudiantes, entre y para los profesores y personal administrativo, y por supuesto para con la naturaleza que nos da la vida, y que por ende, es nuestra obligación protegerla.

Maryel Villafañe dijo...

Definitivamente la escuela ya no es la misma!!! me parece bien que hagan mejoras y toda la cosa pero es lamentable que arrastren a la naturaleza que es una de las mejores cosas que tenemos en la facul!!!horribles huecos nos invaden por todos lados me imagino que es el comienzo de todo el desastre que viene!!! que bueno que reflexiones porque al igual que tu nos duele mucho tal destruccion!!

K'Li dijo...

Leyendo este articulo me acorde de mi infancia y del arbolito ke estaba en mi ksa cuando era muy niño y solo llore por una semana por ke lo cortaron, me dijeron ke solo era cosas de niño y ke es muy normal ke se corten los arboles cuando no hacen falta, pero reflexionando un poco, si dejamos de hacer falta tambien nos kitaran la vida??? DURO CONTRA LOS ARBOLICIDIOS!!!

Kizzy Lugo dijo...

Hola, a mi también me dio mucha tristeza lo del árbol, me hubiese gustado hacer algo antes de que lo cortaran. Pregunté en la facultad y un profesor me comentó que los bomberos y la gente de forestal recomendaron cortarlo, ya que supuestamente estaba enfermo y le estaba dañando la casa al vecino. Sean cual sean las razones, sean verdaderas o no, me pregunto si hubiese podido plantearse otra solución. Pero bueno, siguiendo lo que dijo un anónimo acá, podríamos planear una siembra de arboles en alguna parte de Mérida para retribuirle a la tierra y a la naturaleza lo que le hemos quitado. Si la facultad no lo hace, podríamos pasar un rato agradable un fin de semana haciéndolo nosotros. Cuenten conmigo, yo igual tengo pensado hacerlo, y si somos varios, mejor ;) Saludos y gracias por esta iniciativa.

Anónimo dijo...

yo me anoto con la de sembrar con Kizz... de verdad que sería bien gratificante hacer eso...

Estaremos en contacto por otras vías.
;)

Yohanna Acosta F (una buena causa disuelve mi anonimato)

Anónimo dijo...

Algunos dirán "que alboroto por el bendito árbol". Pero lo que la gente no entiende, es que este árbol es la metáfora más viva (ahora ya muerta) de lo que está pasando en la facultad... se toman decisiones sin consultar, se cambian las normas de la noche a la mañana. Una "dictadura en silencio" reina en los pasillos, los departamentos, las comisiones, las oficinas. ¡Es hora de despertar! ¿Hasta cuándo?

kpi dijo...

hoy lei que el idealismo es tambien cobardía, es huir de la realidad... siempre he pesando que soy un poco idealista... pues siempre siento y creo que hay vias alternas, q las cosas se pueden resolver hablando, dialogando, acordando... y no a los coñazos.

Por mas cobardia que represente mi idealismo es dificil que deje de serlo pues con la constancia de "acuerdos respetuosos" he logrado la mayor parte de las cosas en mi vida, las que me han beneficiado.

El cuento viene porque siempre pienso que "aunque el mal ya esté hecho" uno debe y si, es un deber, reclamar, el árbol NO volverá a crecer, NO lo levantaremos nuevamente pero, si NO decimos nada hoy por esta acción NUNCA se nos tomará en cuenta para otras cosas, de eso se trata la lucha por los derechos: primero hay que cumplir los deberes y despues disfrutar de los derechos.

Finalmente, espero que por algun medio esto llegue a quien tiene que llegar y entiendan que NOSOTROS los ESTUDIANTES también tenemos derecho a enterarnos de lo que pasa en la facultad, de lo que se hace, se piensa hacer y por qué, para qué... Llegar y ver que tomaron esa decisión sin decirnos nada me parece también una falta grave de respeto, no comparto lo de la pintura en la ventana de la decana porque el irrespeto NO se responde con irrespeto... pues se hace de esto una cadena interminable de cosas MAL hechas...

Infórmennos para no sentir esos golpes tan bajos de llegar y decir "mierda! q paso aqui!"...

Plantar arboles, si, me anoto yo también pero no es lo mismo plantar uno en la facultad con un estudio previo, que plantar uno en el valle o a orillas del rio chama, a ver gente: NO ES LO MISMO... ¿¿es lo mismo tener a tu mama en pekin que tenerla en tu casa y verla todos los dias y compartir con ella?? yo creo que no... la solución debe estudiarse con la misma seriedad que el problema... la solución debe ser efectiva para el problema, me niego a acepar una solución que sea de "si si ninha hippie ve y siembra tus 8 árboles, pero lejos de aqui"...

trabajamos en ello, este post y estos comentarios son parte de lo que podemos hacer aunque para muchos parezca poco y sin eco, hay una cita q dice "No hay nadie más tonto que aquel que no hace nada porque cree que puede hacer poco"

(este bueno si, lo de tonto lo agregue yo :P)...