viernes, agosto 22

Da vueltas y vueltas

De regreso a la cotidianidad.
A mi espacio. Estaba un poco loca antes de irme. De verdad no se que hice en este tiempo.
No recuerdo antes de irme. Necesitaba que las cosas se arreglaran y creo que se arreglaron.
No se arreglaron solas. Hubo calma. Y mucha risa. Mucha conversacion.
A veces nos llenamos de adornos que no necesitamos, de personas que no ocupan el espacio de los que estuvieron más tiempo. Yo puedo seguir el juego de palabras, puedo esconderme en eso porque me divierte (mentir). No por eso soy mentirosa. Cada quien se gana lo que da. En este momento no quiero dar nada. Lo que no quiere decir que dejé de creer. En absoluto, ni siquiera he empezado a creer. Quiero creer mas adelante. Nos creemos eternos. Viviré tanto tiempo como para aprender a creer y darle sentido a ese pensamiento. Ahora me aburre. Espero no tener la intencion de seguir jugando. Lo que pasa es que a veces me la ponen tan facil. Y me da risa. No puedo evitarlo. Como cuando alguien reaparece con un estupido mensaje de texto -Como estas?- y pienso "Que ladilla" o cuando este ser de ojos achinados me llama de un teléfono que no conozco -niña si te llamo de mi telefono no contestas- y pienso "Que ladilla" o cuando la misma persona de siempre -Quiere verme- en un entorno diferente, porque no se que le hace pensar que estando en otra ciudad vamos a ser lo que no fuimos nunca, o al menos recrearemos la historia que se invento en sus momentos de ocio. La pareja perfecta. La diferencia es que como todavia lo quiero no pienso "Que ladilla", pero si salgo huyendo como siempre. En el camino pensé ¿Que nos hizo falta?. No eramos y ya. O tal vez eramos mucho. Ya no importa. Si extraño estar con el en silencio y reirnos de nada, mirarnos mucho, eso me hace falta.

Es divertido separar cada frase con un punto.
Ahora me dan felicidad las cosas pequeñitas. Y el silencio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hahahahaaa!
eso suena familiar!

kpi dijo...

bienvenida a la cotidianidad... bienvenida a macondo...

me dijiste hace poco "por eso eres mi amiga", hoy dices: "me dan felicidad las cosas pequeñitas" y me toca a mi decir "por eso eres mi amiga"...

"y el silencio" jé, por eso también eres mi amiga :)