jueves, marzo 27

... esas sillas...

Salí de casa como a un cuarto pasadas las nueve de la mañana, saludo al tipo que pide limosna frente al semáforo, cruzo, subo, paso y llego... he ahí el pasillo amplio con una brisa que no se muy bien de dónde proviene pero que puede hasta relajar si se le prestara por lo menos un mínimo de atención, pero no es así y por tanto es solo una brisa como cualquier otra. Sigo, camino, doblo y he ahí la puerta de madera con su anuncio "no moleste, espere que se abra la puerta" escrito en word art e impreso en casa... esa puerta de madera que no posee señal alguna pero que ya todas sabemos a quien pertenece...

La primera silla me recibe, mas bien un banquito, me siento incomodamente entre dos señoras que hablan de una que otra hija o descendencia, de la ultima vez q le vino y sus consecuencias, de como qué edad tiene usted pues a mi se me fue a los cuarenta y tantos... y me dicen y usted mijita también va a verse con la doctora, me escabullo entre mi sueter, asiento con la cabeza y empiezo a dormirme...han pasado muchas noches de trasnocho.

A la tercera o cuarta gritada de nombres que me hacen abrir los ojos por fin uno de ellos me identifica, me hacen pasar a otra sillita, esta un poco mas incomoda que el banquito aquel... la muchacha no tan chacha camina de un lado a otro y de vez en cuando me mira y sonrie, dice algo entre dientes que tengo q descifrar y luego asiento nuevamente con la cabeza, me toma la tensión y escribe en sus notas preguntando de vez en vez esas cosas que sólo a ellas les dices...

paso por fin al tercer asiento, este un poco más frio que los anteriores aunque extrañamente más cómodo, luego toca pasar al baño quitarte todo lo que trajiste encima, ponerte una batita trasparente y volver, esta vez a la cuarta y última "silla", la más frita de todas, con las patitas abiertootas, mientras te hablan de la situacion del país y te ponen una música de RBD de esas lloronas que no quieres escuchar, mucho menos mientras "esa" cosa metálica se las da de intrusa...

........... que mas da, nací mujer...

4 comentarios:

Gradriana dijo...

jajajajajaja que buen escrito

Anónimo dijo...

pues si... mis experiencias han sido menos incomodas en las sillitas...y mas silenciosas... pero igualito detesto la cuarta silla!!!! pero que mas? toca...

Periodista dijo...

¿Qué te puedo decir? Visitar al ginecólogo es algo que siempre postergo pero que una vez que cumplo con ir, siento que es un alivio.

Y creo que todas debemos pasar por esa sillita friíta una vez al año para cersiorarnos de que todo está bien... ¿no? :D

kpi dijo...

gracias comai de blog...

anonimo: pues si cuando son mas silenciosas es mejor.. bueno depende a veces las distracciones hacen que pase mas rapido juas!

periodista: definitivamente cuando salgo pienso que pasara mucho para la proxima y es un alivio eso si... y un si rotundo a ir aunq nos moleste.. mejor prevenir ;)